Cristina “mató” a Nisman, “condenó” a Lagomarsino, e “incriminó” a Clarín

0126_cristina_nisman_g

Siguiendo el estilo de la Casa Rosada de utilizar las comillas para camuflar las ironías en citas, titulo esta breve columna con verbos que sintetizan tres (o cuatro) puntos clave del último mensaje de la Presidenta de la Nación, en el que anunció la disolución de la Secretaría de Inteligencia, consecuencia de la muerte del fiscal Nisman.

Cristina Kirchner “mató” a Nisman. La Presidenta hizo mención a sus cartas en Facebook y aclaró que ella siempre tuvo dudas en torno a la muerte del fiscal Alberto Nisman.Reiteró lo que dijo en su segundo comunicado: que había escrito la palabra “suicidio” entre signos de interrogación.

Ahora, hacia el final de su mensaje, la mandataria desafió a jueces y fiscales. “No me van a extorsionar, no les tengo miedo”, dijo con la mirada fija ante la cámara. Y enumeró “las responsabilidades” que hoy tiene el Poder Judicial en torno a la muerte del fiscal, entre las que señaló: “demostrar que es posible encontrar a quien MATÓ a alguien”. La Presidenta reforzó así su hipótesis de que la muerte del hombre que la denunció fue un un homicidio. Y de paso, giró el foco de atención: la Justicia es a quién “le cargaron el muerto”.

En un segundo pasaje, Cristina también “condenó” a Diego Lagomarsino. “Fue el último que vio al fiscal con vida y el que le entregó el arma”, insinuó CFK. Y agregó además que es un “feroz opositor al Gobierno” que emitió mensajes “impropios” en Twitter “en contra de la figura de la Presidenta”. Añadió que Lagomarsino solicitó su pasaporte al Ministerio del Interior el 14 de enero, el día que el fiscal presentó su denuncia. “Obviamente, fue retenido por los motivos de público conocimiento”, señaló Kirchner.

La mandataria abonó así la teoría de la conspiración y el complot en contra del Gobierno. Todos son opositores y como tales, son sospechosos del “crimen de Nisman”: el fiscal y Stiuso se oponían al memorándum con Irán, la jueza Fabiana Palmaghini y Lagomarsino se oponían a su Gobierno. Todos conspiran contra el kirchnerismo.

En un tercer pasaje, y vinculado con el anterior, Cristina mencionó que Lagomarsino “es hermano de un miembro de un importante estudio que asesora al Grupo Clarín”.Como si ser “hermano de” fuera un delito y “trabajar para” lo convirtiera a uno -o a la empresa que lo contrata- en homicida. CFK le volvió a pegar así al monopolio, como lo hizo en su primera carta, y sumó un nuevo actor en la teoría conspirativa. Clarín desmintió automáticamente que el hermano de Diego Lagormasino “haya trabajado alguna vez en una empresa del Grupo”.

Cristina “olvidó” al menos dos cosas. En primer lugar, brindarle las condolencias a los familiares de Alberto Nisman. Porque por más que el fiscal haya sido un rival político y/o judicial, los muertos y sus familiares merecen respeto. En segundo término, ausencia de autocrítica. Hace 12 años que el kirchnerismo está en el Ejecutivo y que tiene bajo su órbita la SIDE. Recién tras la muerte de Nisman, la Presidenta impulsa cambios en la Secretaría de Inteligencia.

Publicado en Perfil.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s