Primeras impresiones sobre Inbox, el nuevo Gmail

Icono de Inbox, el

Icono de Inbox, el “nuevo” Gmail.

Ya perdí la cuenta de la cantidad de mails que recibo por día. Realmente consume mucho tiempo de mi jornada el hecho de borrar spam, contestar mensajes, reenviar otros, hacer seguimiento de tareas que estamos implementando, etc. A veces pienso cómo serían las redacciones cuando no existía el correo electrónico. No puedo imaginármelas.

Definitivamente, el mail es una herramienta muy poderosa. No valoramos lo realmente poderosa que es porque ya nos hemos acostumbrado a ella; y porque aparecieron otras nuevas que la complementan. Sin embargo, el correo electrónico se ha vuelvo un arma de doble filo para los periodistas -bah, para cualquiera, en realidad-. Los ejecutivos de prensa nos envían gacetillas indiscriminadamente, y todos -en mayor o menor medida- mandamos y recibimos mails por cualquier cosa. La inmediatez le gana a la razón.

Ahora Google presentó Inbox, una plataforma que supuestamente viene a ayudarnos en esa colosal tarea de gestionar nuestro correo personal en tiempos de sobreabundancia informativa. Entre las novedades, podemos enumerar un aspecto mucho más personalizado de los mensajes, con iconos de documentos adjuntos; posibilidad de programar recordatorios en mensajes, para que aparezcan después de un determinado tiempo; y accesos rápidos, para escribir mensajes a nuestros contactos habituales.

Dos cosas me llamaron la atención en las pocas horas que utilicé Inbox. Primero, que los mensajes se dividen visualmente por día. Es decir, los mails de Hoy aparecen en una caja diferente a los de Ayer. Parece una nimiedad, pero no. Acá te das cuenta que hay diseño basado en la experiencia de los usuarios (UX), con esos detalles. Ese pequeño cambio me ayudó a poner foco en los temas que habían surgido hoy. Una vez que terminé con lo del día, seguí con lo de días anteriores. Me resultó muy útil.

Un segundo elemento que es muy diferente a la bandeja de entrada del “viejo” Gmail es que los adjuntos se previsualizan antes de abrir los mensajes. Es decir, se reemplaza el icono del clip para papel por una visualización previa del documento. Esto me resultó un poco confuso -tengo pocas horas de uso-, pero creo que es cuestión de tiempo. Supongo el uso que yo le daría: chequear fácilmente qué versión del documento está en ese mensaje. Entiendo que hay una lógica atrás del cambio y le tengo que dar tiempo a mis “viejas” costumbres.

Esto también genera cierta confusión cuando hay imágenes al pie de las firmas: aparecen como archivos adjuntos cuando en ocasiones no los hay. Seguro que Google podrá mejorar esto. Por otra parte, la cantidad de mensajes que aparecen de un vistazo en una pantalla se reducen muchísimo. Se nota que el foco de esta aplicación es el usuario mobile.

Evidentemente Inbox busca mejorar la gestión de los correos. Hay más cambios. Tendremos que reeducarnos en varias cuestiones. Por ejemplo, cuando pasamos el mouse por encima de los mensajes, aparecen tres funciones básicas:

  1. La opción de fijar el correo a la bandeja de mensajes recibidos para que podamos acudir rápidamente a ellos en cualquier momento. Para eso, basta con que apretemos sobre el icono en forma de chinche que hay a la derecha del recuadro de búsqueda.
  2. La segunda opción es posponer el correo por un tiempo (icono del reloj), para que el mensaje vuelva a aparecer en la parte superior de la bandeja. Por ejemplo, podemos posponer el e-mail hasta el día siguiente o elegir una fecha concreta. ¿Cuantas veces nos hemos auto-reenviado viejos mails para recordar que teníamos que hacer algo con ellos? ¿Ustedes no? Yo sí.
  3. Tercero, añade la posibilidad de esconder el mensaje hasta que lleguemos a una determinada localización. Una novedad que puede resultar muy útil si tenemos activada la geolocalización. Aún no lo experimenté.

Otro de los cambios es el botón para acceder al menú principal: ahora se sitúa en la zona superior izquierda (antes a la derecha). Desde aquí hay opción de acceder a las diferentes carpetas de nuestro correo.

Siempre descubrí, usé, descarté, jugué y analicé las aplicaciones de Google. Me gusta esa proactividad del megabuscador -basada evidentemente en mediciones de experiencias de miles y miles de usuarios- para resolvernos cuestiones del día a día. Por eso, a pesar de las dudas que (me) genera, siempre aporta valor. ¿Qué le pediría a Google si me leyera? Extraño el botón para eliminar fácilmente los mails chatarra. Permítame ordenar los botones como quiera. Así puedo asignarle el lugar que realmente se merece el tan preciado tachito de basura.

→ Hablando de UX: Dónde estudiar diseño de experiencia de usuario (UX). Me parece muy interesante el programa del ITBA.
→ Post recomendado: 20 blogs de diseño y UX en español que no deberías perderte
→ UX en Twitter: sigan a Celeste Olivieri (@celesteolivieri)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s