¿Para qué escribimos cuando suponemos que no tenemos nada nuevo para decir?

art-blueprint-brainstorming-8704

Hace mucho tiempo que no escribo y mis métricas -que están por el piso- lo saben. Sin embargo, hoy recibí un mail para confirmar si quería renovar o no mi dominio y, a pesar de la nula actividad en los últimos meses (años), decidí continuar con este espacio.

No es fácil mantenerlo vivo. En mi caso, me juega muy en contra la rutina y el día a día de mi trabajo. Siempre que me pongo a escribir pienso si la idea que estoy volcando en el texto no es un refrito de muchas otras cosas que leí por ahí.

Lo supongo. Muy probablemente sea así. Pero, en parte, de eso se trata todo esto.

La semana pasada fui por primera vez a La Noche de la Filosofía (se las súper recomiendo, si mi recomendación tiene algún tipo de valor para el lector que, por fortuna del algún algoritmo, pueda caer en este posteo). En alguna de las varias charlas en la que estuve (ya no recuerdo en cuál), alguien comentó que no existe el pánico a la hoja en blanco (pánico famoso, si los hay). En realidad, el miedo es a no repetir lo que otro ya dijo o hizo previamente. Eso es lo que nos anula a escribir o hacer algo nuevo.

Sin embargo, si lo que nos motiva a escribir no es la originalidad de lo dicho, sino la posibilidad de ponerle cierto orden a todo lo que uno lee y consume, la cosa cambia.

Si no se escribe para un lector, ¿para quién se escribe? Si no existieran las métricas que nos dicen que tuvimos cierta cantidad de páginas vistas, comentarios y likes, ¿escribiríamos todas las cosas que se nos pasan por la mente que probablemente no merecen ser escritas? ¿Quién puede decir si algo merece o no ser escrito? ¿Podemos despojarnos de la mirada de un otro o ya es demasiado tarde para escribir lo que se nos venga en gana? ¿Podríamos pensar o escribir desde la nada o primero necesitamos leer y conocer otros textos e ideas para pensar en nuevas cosas?

Hay tantas cosas dando vueltas que, cuando uno se sienta a escribir algo, probablemente a quién más útil e interesante le resulte el posteo final es al propio autor. No por lo que diga finalmente, sino porque ayuda a jerarquizar y ponderar datos, ordenar ideas, vincularlas, expandirlas (o al menos intentarlo). El ejercicio de la escritura es, en definitiva, un ejercicio de pensamiento.

Seguiré haciendo de cuenta que nadie lee esto, para que todo sentimiento que aborte la libre expresión (?) se disipe y que simplemente pueda comentarme a mí mismo cómo evolucionan mis propias ideas. Hablaré solo, como los locos. Y si finalmente alguien cae y comenta algo, la cosa se pondrá (más) interesante.

Seguiré linkeando ideas.

El polémico proyecto para regular «la impunidad de la web»: ¿Necesidad o censura?

Hebe y Victor Hugo se han quejado de los comentaristas de Perfil.com.
Hebe y Victor Hugo se han quejado de los comentaristas de Perfil.com.

El autor del proyecto es Andrés “Cuervo” Larroque y Diana Conti es la gran promotora pública del “debate”. El oficialismo impulsa una Ley Antidiscriminatoria desde hace meses para controlar los comentarios en las plataformas digitales, no sólo los que se pueden hacer en los sitios de noticias sino también en redes sociales.

La red puede ser una magnífica plataforma para difundir e informar ideas, opiniones y mensajes; o puede ser una verdadera cloaca de insultos y agravios, propiciados en muchos casos por el anonimato o por ser parte de operaciones políticas, con blogueros o comentaristas pagos para arruinar la imagen de un contrincante. Perfil.com denunció en 2009 el ejército de blogueros K y nada de eso ha cambiado desde entonces. Lucas Carrasco fue una de las figuras emblemáticas de la época y tiempo después prendió el ventilador en PERFIL.

En Perfil.com tenemos innumerables situaciones con periodistas o funcionarios, enojados por los mensajes de los usuarios. A modo de ejemplo, Víctor Hugo Morales y Hebe de Bonafini han criticado -y con razón- lo agresivos que fueron los comentaristas de este portal en diversas notas sobre sus personas. El relator lo hizo público. La titular de Madres en alguna oportunidad no nos quiso contestar llamados y alegó que el motivo fueron nuestros comentaristas.

Los filtros de los comentarios en la mayoría de los diarios funcionan mal, o no funcionan.Es una deuda y un desafío de los medios. También hay diarios que son cuestionados porque no permiten los comentarios, como Página/12. Y entre permitirlos y no hacerlo,prefiero la primera opción. 

El punto es que ahora el Gobierno quiere regular cómo y dónde se deben expresar los ciudadanos. Y lo paradójico es que el proyecto nace desde el propio seno K que, como mencioné anteriormente, utilizó y abusó de las redes para hacer campañas contra todos. Surge del mismo Gobierno que en 2009 eliminó del Código Penal los delitos de calumnias e injurias, respondiendo a un viejo reclamo de las organizaciones periodísticas y a un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

Volvemos a perder el tiempo. El proyecto es inviable y me recuerda a la Ley de Medios: era necesaria una nueva norma pero la actual es al mismo tiempo tan obsoleta al no contemplar internet, que no tuvo más que el propósito de castigar a medios opositores. De sancionarse este nuevo proyecto, se vendrá una ola de reclamos judiciales y es muy posible que la Corte lo declare inconstitucional.

Santiago Gini, profesor de Derecho de la Información en la Universidad Austral y Contratos Modernos en la Universidad de San Andrés, señala a Perfil.com: «Es un proyecto que va en contra del marco jurídico para la Libertad de Expresión, que en Argentina cuenta con jerarquía constitucional”. Según el especialista, el proyecto de Larroque, “en caso de ser aprobado, difícilmente sea avalado por la Corte Suprema y es muy posible que se lo declare inconstitucional luego de un tiempo».

«La relación del Poder Ejecutivo y la Libertad de Expresión deber ser siempre en la lógica de su promoción y desarrollo. El control posterior, en casos de ser necesario, deber estar en manos del Poder Judicial», añadió Gini a Perfil.com. 

En declaraciones al programa La Mirada Despierta, de Radio Continental, el candidato a diputado del Frente Progresista, Manuel Garrido, manifestó que planteó “una disidencia (al proyecto) y la crítica al contenido del artículo que establece una diferencia entre los medios en general y cualquier plataforma que establezca espacios para opiniones en Internet, incluyendo, por ejemplo, Facebook. Esto da pie a la censura, porque el artículo dice que los que provean este tipo de espacios tienen que establecer un canal para cuestionamientos y para que se solicite el retiro de contenidos”.

Garrido agregó que “a diferencia de lo que ocurre con los medios tradicionales, donde se estableció que no puede haber censura previa sino responsabilidad ulteriorestablecida por una autoridad judicial, acá se genera un canal para que los que provean espacios en Internet se autocensuren con el solo reclamo de los particulares, o sea, se abre el espacio a la censura privada”.

”La web no tiene impunidad”, como señaló en una columna el defensor de los lectores de PERFIL, Julio Petrarca, en un texto muy duro -pero necesario- contra este portal. Por lo pronto, el kirchnerismo logró instalar el tema en los medios y desató un nuevo round en la batalla cotidiana por mantener vivo el relato. Bienvenido el debate mientras el objetivo no sea el de limitar nuevas formas de expresión. 

Columna publicada en Perfil.com.

Claves, dudas y oportunidades de Instant Articles

Instant Articles, la nueva función de Facebook.
Instant Articles, la nueva función de Facebook.

Hace algunos días conté cómo se realizará la medición de Instant Articles para que cada medio que decida implementarlo pueda registrar el consumo de estos artículos como parte de su tráfico total. La iniciativa de Facebook parece ser muy buena para la red social; muy agradable para los usuarios; y atractiva, aunque con algunas dudas, para los editores.

No se difundió mucha más información al respecto. Así que acá van algunas cuestiones clave para que sigamos debatiendo sobre qué postura podríamos tomar los publishers ante este cambio estratégico que puede modificar las reglas del juego.

1. Facebook la hizo bien pero… Según cuenta Re/code, en lugar de imponer su nuevo formato a los medios, la red social los convocó para preguntarles cómo les gustaría mostrar su contenido. Los hizo parte de la solución de un «problema», lo que abrió las puertas al diálogo para resolver una cuestión que le interesaba a ambas partes.

Facebook es consciente de la importancia del contenido. Los publishers saben que esa es su fortaleza y que su ventaja competitiva es que pueden producir grandes volúmenes de contenido, de calidad, y en relativamente muy poco tiempo. ¿Por qué subir ese contenido a Facebook si la red social puede continuar enviando tráfico para nuestros sitios? Porque Facebook le va a permitir a los editores mantener el 100 % de los ingresos por publicidad que ellos mismos vendan por su contenido, o el 70% si el que vende la publicidad es Facebook.

Esto puede ser un buen negocio, pero habrá que analizarlo mejor, sobre todo en casos en los que los medios tengan implementado paywall, como por ejemplo New York Times, que es uno de los editores que participan en este programa piloto.

Un punto que también merece atención es la información sobre los usuarios y el efecto que ésta puede tener sobre la segmentación de la publicidad. Los artículos están alojados en Facebook, por lo que la red social registra las acciones de los lectores y comparte sólo algunos de los datos con los editores. Esto provee a Facebook de más información sobre el usuario, mejorando sus capacidades de segmentación, y lo convierte en una propuesta aún más atractiva para los anunciantes. Esta situación puede dar lugar a que los editores pierdan de vista a sus visitantes móviles como así también a los anunciantes directos.

2. Formato mobile. El objetivo de Instant Articles es 100% mobile. Está construída desde cero como una plataforma móvil. La idea es mejorar la experiencia de usuario mediante la reducción del tiempo de carga del contenido. Según anticipan desde Facebook, la descarga puede reducirse hasta 10 veces. Y en esta primera etapa de Instant Articles, la aplicación sólo está disponible para dispositivos iOS. Con el tiempo se extenderá a Android pero por el momento se enfocan en este gran nicho.

3. Quiénes van a poder publicar Artículos Instantáneos. No todos los publishers tendrán el OK de Facebook para poder subir sus contenidos a la plataforma. Inicialmente, sólo The Guardian, BuzzFeed, The New York Times y Nat Geo lo están haciendo. Aquí pueden encontrar más información sobre cómo lo están usando. La red social asegura que es muy simple subir el contenido. Sin dudas, para Facebook será clave asociarse a los principales publishers. Cualquier medio que quiera sumarse a esta nueva iniciativa, puede solicitar más info aquí.

4. Clave para una estrategia de long-form content. Este estilo periodístico propio de Internet se basa en contenido muy extenso, plagado de datos, fuentes e información. Los objetivos de este tipo de artículos en general son:

  1. Construir una relación a largo plazo con lectores o usuarios.
  2. Lograr una tasa representativa de participación (engagement).

En general, este tipo de «artículos enriquecidos» se puede apreciar muy bien en PCs y en tabletas, pero no en mobile. Facebook busca enriquecer la experiencia de usuario añadiendo en la plataforma la posibilidad de sumarle valor a los artículos con videos con reproducción automática, fotografías, comentarios de audio, mapas y textos.  El primer Instant Articles de Nat Geo fue sobre una abeja: una mezcla de imágenes impactantes, mapeo y más de 2.600 palabras de texto. Los objetivos se habrían logrado: el artículo fue el más popular, generó 24.000 interacciones durante las primeras horas.

Habrá que ver qué estrategia sigue cada publisher y qué resultados se obtienen, cuántos artículos publicarán por mes, cuántos anunciantes se mostrarán interesados y cómo se acopla esta propuesta a la «publicidad nativa» en el sitio. Los editores tienen la oportunidad de beneficiarse con el algoritmo de la red social con más usuarios en el mundo, pero con ciertos riesgos.


Seguí leyendo sobre el tema en otros blogs:
8 things about Facebook Instant Articles
Traffic or Monetization: Instant Articles Dilemma for Publishers

Cinco lecciones de marketing del Ice Bucket Challenge

Bill-Gates-ice-bucketSólo las redes sociales pueden lograr tal repercusión a nivel mundial. La campaña del Ice Bucket Challange seguro entrará en una actualización de las 20 mejores campañas de marketing viral de Forbes. Hubo otras, sí. Pero esta tiene una particularidad. No recuerdo alguna que haya reunido a líderes de las grandes compañías, con las máximas figuras del deporte, las grandes estrellas del espectáculo de todo el mundo, numerosos políticos con curriculum global, y hasta marcas que desafían a sus competidores. Si bien fue inspirada por una buena causa, otras miles -millones- de buenas causas, no han provocado semejante reacción.

¿Se imaginan cuánto dinero necesitaría una empresa para «motivar» a todos los nombres que andan circulando por la web con baldazos de agua helada? Sumen a esos ceros los minutos de pantalla en televisión, las menciones de las celebrities en las redes sociales, las coberturas en diarios gráficos, las miles de notas en sitios de internet de todo el mundo, los comentarios en programas de radios, y la cantidad de posteos en sitios / blogs de todo el mundo. ¿Cuánto cuesta todo esto? Imposible de estimar.

Si sos un social media-holic, habrás visto la campaña para recaudar fondos y generar conciencia para el ALS Association. El «Ice Bucket Challenge» generó una tormenta en Internet desde que se lanzó, el 29 de julio.

Las reglas son simples: una vez que una persona fue desafiada, tiene 24 horas para arrojarse un balde de agua helada sobre la cabeza, o donar dólares 100 a ALS. Para incrementar la conciencia y propagar el mensaje, cada participante deberá nombrar a tres personas más y retarlos a cumplir la prenda.

Si bien la cantidad de Likes o comentarios en las redes no se traduce en donaciones, la campaña logró un resultado fabuloso para difundir una enfermedad. Una creciente lista de celebridades como así también de hombres de negocios, tales como Mark Zuckerberg, Bill Rejas y Jeff Bezos han participado en esta iniciativa. Y hasta Bill Gates aceptó el desafío que le hizo el creador de Facebook:

Según la ALS, más de 70.000 nuevas personas han efectuado su donación desde el inicio de la acción, y lleva al menos 4 millones de dólares en donaciones durante este mismo período (en comparación con los 1,120,000 de dólares durante el mismo período el año pasado).

¿Qué características tuvo esta campaña para lograr este resultado? Avinash Anantha Murthy, un analista de Marketing en una compañía en India -para que se perciba que el éxito es realmente global-, enumeró cuatro lecciones en su LinkedIn:

1) Está relacionado a una causa. El objetivo es ayudar a crear conciencia sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), mientras que también ayuda a recaudar fondos. La experiencia señala que si una campaña de marketing se asocia a una causa que toca un «filamento emocional» del público, resultará exitosa.

2) Es simple. El Ice Bucket Challange es muy simple. Todo lo que se necesita para participar es un dispositivo inteligente y una cuenta en alguna red social – que es casi todo el mundo tiene en estos días-. Dejando de lado el costo del hielo y el balde de agua, o el monto involucrado en la donación, el valor económico para ser parte de la campaña es esencialmente libre. Y el factor de humillación es mínimo.

3) Divertido. Cuando se trata de interactuar con una comunidad social, es importante divertirse -siempre y cuando el tipo de negocio lo permita-. El Ice Bucket Challange es lo suficientemente divertido para tocar los sentidos de las personas.

4) Pasar la posta. Cualquier viral exitoso da a los usuarios una voz y un papel activo en la campaña. Y el Ice Bucket Challange hizo exactamente eso.

Esto no es ciencia. Pero muchos saben esto e incluso los mejores tienen dificultades para hacerlo bien.

Agregaría un quinto elemento.

5) Naturalidad. Las campañas de este tipo son exitosas cuando la repercusión es espontánea y el usuario no la percibe como algo impuesto por una acción de marketing. Efectivamente, el objetivo es el de posicionar una marca, una idea. Pero la forma en que se comparte, se desafía, se viraliza, es natural. No hay dinero de por medio, o al menos el público no lo percibe. Pagar publicidad no tradicional con celebridades es fácil y la mayoría de las veces logra magros resultados. Que una campaña logre esta «naturalidad», que otros personajes su sumen sin compromiso, y que el público lo «consuma» como algo divertido y sin «letra chica», es lo más complejo.

Publicado en FortunaWeb.

Facebook lanzó «género personalizado» en Argentina

Facebook lanzó hoy
Facebook lanzó hoy «género personalizado» en Argentina.

La red social más popular del mundo lanzó hoy en Argentina la posibilidad de editar el perfil de sus usuarios con la opción de «género personalizado», para facilitar que las personas «expresen mejor su identidad» sexual. Hasta ahora, Facebook sólo lo había lanzado en Estados Unidos.

El anuncio se hizo esta mañana en las oficinas de la red social en Puerto Madero y estuvieron presentes representantes de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), la Federación Argentina LGTB y otras agrupaciones que luchan por la identidad de género. Estas asociaciones ayudaron a diseñan las opciones disponibles.

«Esto nos llena de alegría por el enorme impacto positivo que seguramente tendrá. Es un nuevo avance para los derechos LGBT en nuestro país», señaló Esteban Paulón, de la Federación Argentina de Lesbianas Gays Bisexuales y Trans (FLGBT).

Por su parte, César Cigliutti, Presidente de la CHA aseguró: «Que Facebook haya elegido a la Argentina para presentar la opción de Género Personalizado es un reconocimiento a la actualidad de nuestro país en la conquista de derechos de nuestra comunidad como la Ley de Unión Civil, el Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género».

Sin embargo, Alejandro Zuzenberg, responsable de las operaciones locales de la plataforma, explicó que la elección de Argentina como segundo país para la implementación del «género personalizado» se dio «naturalmente«. «Es una comunidad de usuarios muy activa. Tuvimos la iniciativa de hacerlo y fue aceptado. Esto requiere cambios técnicos por parte de Facebook. Pero lo más importante es el cambio cultural», señaló.

Qué implica el «género personalizado» en Facebook. La CHA asesoró a la red social en la elección de términos para ser más específicos con la identidad sexual de los usuarios. Entre las opciones se encuentran, por ejemplo, trans (o transgénero) femenino, trans (o transgénero) masculino, pansexual femenino o masculino, andrógino, neutro, asexual, entre muchos otros.

En total en Argentina se seleccionaron 54 términos, diferentes a los 50 que se utilizan en Estados Unidos. Desde Facebook explicaron que se debe a que en cada país se utilizan términos con significados diferentes y que pretenden adaptarse a la cultura de cada sociedad.

El cambio -disponible desde esta mañana- implica también que se pueden modificar los pronombres de los contactos para que, por ejemplo, el cumpleaños del usuario se exprese como «él», «ella» o neutro, sin pronombre. La configuración de género se hace desde el perfil del usuario. En la opción «sexo» se debe elegir la opción «personalizar». Allí se introduce el género deseado.  También puede seleccionarse el nivel de difusión de esa información; es decir, quién verá ese dato, si será privado, sólo visible amigos, conocidos, o público.

Pregunta incómoda. Uno de los periodistas que asistió a la presentación se animó a cuestionar por el costado menos «revolucionario» del cambio: el impacto que tendrá esto en la segmentación de la publicidad. «Van a poder vender mejor los paquetes turísticos para el público homosexual…», planteó.

La respuesta oficial fue espontánea y a la vez muy política: «Nuestra misión es conectar a todas las personas en el mundo. Y darles poder para conectarse. Esto fortalece nuestra identidad. Cada vez que nos comunicamos y publicamos algo en Facebook, estamos puliendo nuestra identidad. Esto no tiene ningún cálculo detrás», explicó Zuzenberg. 

Publicado en FortunaWeb.